Lugares

“Lugares" es una de las series en las que estoy trabajando actualmente. Se trata de cuadros fragmentados, inspirados en lugares importantes de mi vida. Cada lugar está representado a través de una imagen realista, una textura, colores, palabras, ...

A través de la fragmentación se consigue una percepción nueva y muy personal del lugar.

Los primeros cuadros de esta serie están destinados a lugares de Bolivia.

Lo que aparece

“Lo que aparece” es una serie de trabajos realizados por Bárbara Sager a lo largo de un tiempo de exploración plástica y emocional.

Partiendo de un campo de energía creado con colores llevados a la tela desde el propio tubo de pintura y movidos con pinceles, rodillos, esponjas o cualquier medio que sirviese en su momento al impulso y al contacto, Sager se ha atrevido a navegar a tientas en las sombras y luces de la materia, para rescatar en ese espacio formas, sensaciones, significados.

En este proceso, cada imagen que aparece es respetada y rescatada, sea cual sea su forma, tamaño o actitud y de a poco, cada una de ellas va encontrando su lugar, su relación con las otras, con el lugar que ocupa, con el sentido sutil que le da existencia.

Partiendo de este automatismo en la forma de descubrir imágenes, los cuadros de Sager dan un giro hacia un expresionismo  simbólico difícil de decodificar, siendo la extrañeza del significado lo que da a sus imágenes la atmósfera inquietante y misteriosa que desprenden.

Carlos Fortunato

Paisajes emocionales

 

Partiendo de una emoción se configuran cada uno de estos trabajos. En el inicio está un tema que me ocupa o me preocupa, que va tomando forma partiendo de la energía que emana.

 

La línea, la forma, la textura, el color surgen sin ser pensados. Sólo al terminar de configurar estos cuadros entra en juego la cabeza y la voluntad creativa.

Música y pintura

 

La música desde siempre ha sido importante en mi vida.

 

Esta línea de trabajo nació de la necesidad de escuchar música acorde con la propuesta formal en la que estaba trabajando en cada momento, fuera un tema plástico o emocional.

 

Poco a poco la música se convertía en propuesta para pintar, y aún más inspirador era la propuesta, cuando la música iba ligada a una persona querida, un amigo, una amiga o el recuerdo de una experiencia vivida.

 

De esta propuesta de trabajo nació la idea para la primera exposición, organizada por el Ayuntamiento de El Molar, Madrid, en el año 2013.

Aterrizando